Nuevo estudio descubre que las células madre podrían curar la diabetes

Pin It

Hasta 2014, el número de personas con diabetes aumentó de 108 millones en 1980 a 422 millones, con una prevalencia de 8,5 % en adultos mayores de 18 años y más de 1,6 millones de muertes en 2015, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Si bien las cifras son alarmantes, existe la posibilidad de desarrollar una cura definitiva, y el secreto está en las células madres, según estimaciones de investigadores que han estado realizando experimentos con ratones.

Al parecer, una nueva técnica para convertir células madre humanas en células productoras de insulina podría ser una gran promesa para futuros tratamientos para la diabetes.

En un estudio, los investigadores descubrieron una nueva forma de convencer a las células madre pluripotentes humanas (hPSC) en células beta pancreáticas que producen insulina. Cuando estas células productoras de insulina fueron trasplantadas en ratones inducidos a tener una forma aguda de diabetes, su condición se curó rápidamente.

Simplemente prometedor

Al explicar los experimentos realizados,  el ingeniero biomédico Jeffrey R. Millman, de la Universidad de Washington, resaltó que “estos ratones tenían diabetes muy severa con lecturas de azúcar en la sangre de más de 500 miligramos por decilitro de sangre, niveles que podrían ser fatales para una persona».

Las pruebas fueron más que alentadoras, pues «cuando le dimos a los ratones las células secretoras de insulina, en dos semanas sus niveles de glucosa en sangre habían vuelto a la normalidad y se mantuvieron así durante muchos meses».

Como se sabe, las células madre pluripotentes son esencialmente células en blanco, no diferenciadas, con la capacidad de crecer en otros tipos de células que existen en todo el cuerpo.

Estas células aprovechar ese potencial, algo que en el contexto diabético significa que los investigadores podrían idear formas de ajustar las células madre para que se conviertan en las células productoras de insulina de las que carecen los diabéticos, ayudándoles a controlar el nivel alto de azúcar en la sangre y mantenerse saludables.

Antecedentes

En 2016, otros experimentos idearon una forma de producir células secretoras de insulina, derivadas de pacientes con diabetes tipo 1, que funcionaban en respuesta a la glucosa. Unos años más tarde, aprendieron cómo aumentar el nivel de secreción de insulina en las células beta pancreáticas derivadas de células madre.

En el nuevo trabajo, abordó otro desafío: reducir la cantidad de celdas ‘fuera del objetivo’ producidas en estos procesos, cuando las celdas en blanco se diferencian en otros tipos de celdas no deseadas.

«Un problema común cuando se intenta transformar una célula madre humana en una célula beta productora de insulina, o una neurona o una célula cardíaca, es que también se producen otras células que no se desean”, explican los investigadores.

Ahora parece que una nueva técnica puede mantener la diferenciación celular en el objetivo. En el nuevo estudio, el equipo descubrió que los factores de transcripción que impulsan a las células madre a convertirse en células pancreáticas están relacionadas con el estado del citoesqueleto de la célula, una estructura de soporte dentro de las células que actúa como una especie de esqueleto, formado por microfilamentos de varias fibras de proteínas.

Así, aseguran de manera más eficiente la producción de células productoras de insulina  y “producir más células beta, y esas células funcionaron mejor en los ratones, algunas de las cuales permanecieron curadas durante más de un año».

De hecho, los investigadores afirman que la técnica, hasta ahora  un tipo de tratamiento experimental, “podría mejorar los tratamientos con células madre para otros tipos de patologías, no solo para la diabetes”.

En palabras de la OMS, se puede tratar la diabetes y evitar o retrasar sus consecuencias con dieta, actividad física, medicación y exámenes periódicos para detectar y tratar sus complicaciones.

Fuente: elciudadano.com

Pin It