Un fármaco para la diabetes podría funcionar contra el Parkinson

Pin It

Aquellos que toman agonistas del receptor GLP-1 e inhibidores de la DPP4 tienen menos riesgo de desarrollar la enfermedad

Los fármacos que normalmente se usan para tratar la diabetes podrían reducir el riesgo de desarrollar Parkinson, según una reciente investigación publicada en la revista científica ‘Brain’.

Investigadores del University College de Londres (Reino Unido) analizaron datos de más de 100.000 pacientes con diabetes tipo 2 y descubrieron que, aunque las personas con diabetes tienen más posibilidades de desarrollar Parkinson, los medicamentos que se receta comúnmente para esta enfermedad crónica también parecían reducir ese riesgo.

Aquellos que tomaban dos tipos particulares de medicamentos para la diabetes, agonistas del receptor GLP-1 e inhibidores de la DPP4, tenían menos probabilidades de que se les diagnosticara de Parkinson en una etapa posterior de su vida que los que seguían otros tratamientos. En el caso de los agonistas del receptor GLP-1, la probabilidad disminuyó en un 60 por ciento.

Relación entre diabetes y Parkinson

"Nuestro estudio ha fortalecido la evidencia de que existe una relación entre la diabetes tipo 2 y la enfermedad de Parkinson, aunque sigue estando claro que la mayoría de las personas con diabetes no desarrollarán Parkinson", explica el neurocientífico Tom Foltynie, del University College de Londres, en declaraciones recogidas por Science Alert.

Al examinar los registros de pacientes de 100.288 personas con diabetes tipo 2, los científicos encontraron que aunque estas personas tenían un riesgo más alto de lo normal de desarrollar Parkinson, los medicamentos para la diabetes comúnmente recetados también parecían reducir ese riesgo.

Los que tomaban dos tipos particulares de medicamentos para la diabetes, a saber, agonistas del receptor GLP-1 e inhibidores de la DPP4, tenían menos probabilidades de que se les diagnosticara la enfermedad de Parkinson en una etapa posterior de su vida que los que seguían otros tratamientos. En el caso de los agonistas del receptor GLP-1, la probabilidad disminuyó en un 60 por ciento.

En este nuevo estudio, se recopilaron los registros de los pacientes durante un promedio de poco más de tres años y 329 de los 100.288 individuos desarrollaron Parkinson en ese tiempo. Esta cifra reveló que una fracción más pequeña de personas que tomaban inhibidores de la DPP4 y agonistas del receptor GLP-1 desarrollaron Parkinson que los que usaban un tercer medicamento antidiabético o los que no usaban ningún tipo de fármaco antidiabético.

Los agonistas de los receptores GLP-1 están diseñados para unirse y activar las proteínas receptoras que se encuentran en el páncreas y en las células neuronales que estimulan la secreción de insulina, lo que reduce los niveles de glucosa en la sangre. Los estudios en animales han sugerido que esto también podría desencadenar alguna forma de proteger a las neuronas del daño, algo que esta nueva investigación respalda.

Exenatida

Los científicos están particularmente interesados en explorar el potencial de la medicación exenatida, que es un agonista del receptor GLP-1, y que pequeños estudios ya han sugerido que puede limitar algunos de los efectos degenerativos de la enfermedad de Parkinson.

El número de personas con Parkinson en todo el mundo ya asciende a millones y se espera que el número de afectados siga creciendo, por lo que se necesitan urgentemente nuevas formas de al menos controlar esta condición y otras enfermedades del cerebro. La exenatida podría ser un fármaco prometedor.

Fuente: elconfidencial.com

Pin It

Quien está en línea

Hay 261 invitados y ningún miembro en línea

Twitter

vivecondibetes

Facebook

vivecondibetes

La glucosa a la baja, tan peligrosa como a la alta