Nuevo fármaco para diabetes tipo 2 trata la resistencia a la insulina en vez de la hiperglucemia

Pin It

El medicamento restaura la absorción de glucosa en las células grasas que controlan la resistencia a la insulina, al absorber el 10 % de la glucosa circulante

Un equipo internacional coordinado por el investigador Vincent Marion, PhD, subdirector del Instituto Nacional Francés de Salud e Investigación Médica (Inserm)/Laboratorio de Genética Médica de la Universidad de Estrasburgo, ha publicado los resultados de una nueva investigación acerca de una molécula llamada PATAS, que podría funcionar como una nueva alternativa terapéutica en el tratamiento de los pacientes con diabetes tipo 2. 

En general, los tratamientos antidiabéticos disponibles mitigan las consecuencias de la diabetes tipo 2 centrándose principalmente en la regulación glucémica, sin embargo, el nuevo enfoque del estudio se dirige al mecanismo biológico subyacente responsable de la enfermedad.

Sobre ello, el investigador explicó que el fármaco peptídico, llamado PATAS, es un acrónimo de "péptido derivado de PKC alfa dirigido a ALMS", que trata la fuente real de la diabetes. "Es el primer representante de una nueva clase de medicamentos antidiabéticos bautizados como adipéuticos, como resultado de su orientación específica al adipocito; su característica distintiva es que trata la resistencia a la insulina". En modelos de ratón, rata y perro, la nueva terapia restaura específicamente la absorción de glucosa en el adipocito disfuncional.

Además, explicó que el medicamento PATAS se dirige específicamente a los adipocitos, al restaurar la absorción de glucosa en esas células, restableciendo así la fisiología metabólica del tejido adiposo. Las células grasas controlan la resistencia a la insulina al absorber el 10 % de la glucosa circulante. 

En ese caso, enfatizó que "no estamos apuntando a una indicación con tratamiento antihiperglucemiante, sino con "tratamiento de resistencia a la insulina", porque este mecanismo representa la raíz del problema en la diabetes tipo 2, en la esteatosis y fibrosis hepáticas, y en las enfermedades cardiovasculares asociadas".

El estudio surgió del trabajo anterior realizado por el equipo de investigadores, que habían identificado un nuevo objetivo terapéutico contra la diabetes tipo 2 centrándose en una enfermedad monogénica ultra rara, el síndrome de Alström. 

Evidenciaron que las anormalidades del tejido adiposo causadas por la pérdida de la función de la proteína ALMS1 inducen una resistencia a la insulina extremadamente severa asociada con la diabetes tipo 2 de inicio temprano en individuos con este síndrome y comprobaron en animales que restaurar la función de esta proteína en los adipocitos solo restablecía el equilibrio glucémico.

Al respecto, expresó que "observamos más de cerca ALMS1 y cómo interactúa con otras proteínas en los adipocitos. En ausencia de insulina, se une a otra proteína llamada PKC alfa. Por el contrario, la activación de la insulina en el adipocito hace que estas dos proteínas se separen, lo que da como resultado la absorción de glucosa. En los pacientes con diabetes tipo 2, que, por lo tanto, son resistentes a la insulina, se mantiene este vínculo entre las dos proteínas y nuestra idea era, lógicamente, diseñar un péptido (es decir, PATAS) que rompiera la interacción entre ALMS1 y PKC alfa, con vistas a restablecer la señalización de la insulina en el adipocito disfuncional".

Principales resultados

El investigador indicó que usando PATAS en forma de inyecciones subcutáneas una vez por semana en la grasa abdominal en modelos de ratones diabéticos, los adipocitos que ya no tenían acceso a la glucosa pudieron absorberla nuevamente y luego metabolizarla para sintetizar y secretar lípidos beneficiosos en todo el cuerpo, mientras que al mismo tiempo absorbe lípidos extremadamente tóxicos: ácidos grasos no esterificados.

Los efectos se pueden ver en animales, con una marcada mejora en la resistencia a la insulina, como lo demuestra una reducción de la dosis-efecto en el índice de evaluación del modelo homeostático por un factor de cinco después de 1 mes de tratamiento, y en otros parámetros y comorbilidades, particularmente mejorados.

De hecho, la prueba de tolerancia a la glucosa mejoró significativamente en modelos animales diabéticos. Además, la esteatosis hepática y la fibrosis se redujeron considerablemente en todos los modelos animales diabéticos probados, incluso en uno de los modelos de referencia para la enfermedad del hígado graso, a saber, el modelo japonés de ratón STAM. Así, PATAS redujo la esteatosis hepática en un 60% y la fibrosis hepática en un 40% después de solo un mes de tratamiento a una dosis de 2 mg/kg/semana.

Fuente: medicinaysaludpublica.com

Pin It

Quien está en línea

Hay 623 invitados y ningún miembro en línea

Twitter

vivecondibetes

Facebook

vivecondibetes

La glucosa a la baja, tan peligrosa como a la alta