Cómo y por qué contar los hidratos de carbono

Pin It

Este sistema suele ser utilizado por aquellas personas que siguen tratamiento con insulina (lenta y rápida antes de las comidas) o que usan bomba de insulina.

Controlar la cantidad de hidratos de carbono (HC) en cada comida del día

Adaptar las dosis de insulina rápida a los HC que se consumen

Se aplica insulina rápida en función de la cantidad de HC de cada comida del día, con lo cual se obtiene:

Mayor estabilidad en los niveles de glucosa en sangre

Reducción del número e intensidad de los episodios de hipoglucemia

Posibilidad de realizar una alimentación variada, incluyendo cualquier alimento

En España, 10 gramos de HC equivalen a 1 ración de HC.

 Pongamos un ejemplo:

Comer un bocadillo con los siguientes ingredientes:

Pan, jamón, aceite y queso manchego.

1. De este bocadillo, ¿qué ingredientes tienen HC?

Únicamente el pan.

2. ¿Qué cantidad de HC aporta el pan?

Para saberlo, consultamos nuestra tabla de equivalencias:

Según la tabla: “1 ración de HC son (en gramos) = 20” → Esto quiere decir que cada 20g de pan contienen 1 ración (10g) de HC.

 3. ¿Qué cantidad de HC hay en mi bocadillo?

Se recomienda pesar el pan y, por cada 20g de pan, se contará 1 ración de HC.

Por ejemplo, si el pan pesa 70g tendremos 3,5 raciones de HC:

70g de pan integral / 20g por cada ración= 3,5 (70/20=3,5)

Cuando se domina el sistema de raciones se puede conocer el peso de los alimentos solamente por el volumen (a simple vista). Para ello es necesario entrenarse, pesando previamente los alimentos y reteniendo la imagen mental de su peso.

A partir de aquí, se pueden seguir dos sistemas:

4 a. Pauta fija

Para cada una de las comidas del día la persona con diabetes tiene asignada por su equipo médico una determinada cantidad de HC.

Por ejemplo si en el desayuno se tienen asignadas 4 raciones de HC se podrán tomar 4x20g = 80g de pan.

Por supuesto, las raciones de HC fijadas se pueden obtener con diferentes combinaciones.

Por ejemplo, las 4 raciones se lograrían como:

a) 80g de pan (4 raciones) con jamón o

b) 40g de pan (2 raciones) con 200ml de leche (1 ración) y 100g de manzana (1 ración) o

c) 200ml de leche (1 ración), 5 galletas tipo María (2 raciones) y 20g de mermelada (1 ración)

4 b. Pauta flexible

La cantidad de HC en cada una de las comidas es libre, la decide por tanto cada individuo según sus necesidades o apetencia. Según la cantidad de HC a consumir se aplica una dosis de insulina diferente.

Concepto de ratio:

Se denomina ratio a la cantidad de insulina rápida que se necesita por cada 1 ración de HC.

Esta ratio se debe calcular teniendo en cuenta la dosis de insulina rápida que se suele utilizar y la cantidad de HC que se consume en cada una de las comidas del día.

Por ejemplo, si en el desayuno toma 4 raciones de HC y suele inyectar 4 unidades de insulina, la ratio será de 1 unidad de insulina por cada 1 ración de HC.

Si un día toma 6 raciones de HC, entonces deberá inyectar 6 unidades de insulina rápida.

Es importante contar con la orientación del equipo médico para calcular esta ratio.

5. ¿Qué información nos aporta el Índice Glucémico (IG)?

  • Cada alimento tiene una digestión y absorción diferente, por lo que elevará los niveles de glucemia de forma más o menos rápida. El IG nos orienta sobre la velocidad con la que los HC consumidos incrementarán los niveles de glucosa en sangre:
  • Índice glucémico alto: aparecen en la tabla en color rojo, con valores entre el 70 y el 100. Incrementan la glucemia de forma muy rápida.
  • Índice glucémico moderado: aparecen en la tabla en color naranja, con valores entre el 55 y el 70. Incrementan la glucemia de forma moderada.
  • Índice glucémico bajo: aparecen en la tabla en color verde, con valores inferiores a 55. Incrementan la glucemia de forma lenta.
  • En general se recomienda que la base de la alimentación saludable esté compuesta de alimentos de IG moderado o bajo.

Ten en cuenta lo siguiente:

Los alimentos de IG alto pasan a la sangre con mucha rapidez, por lo que se puede valorar inyectar la insulina rápida unos 10-15 minutos antes de empezar la comida. De este modo, se permite que la insulina realice su efecto al mismo tiempo que los alimentos pasan a la sangre.

Los alimentos de IG lento, pasan a la sangre muy lentamente. En algunos casos, puede ser necesario retrasar unos minutos la inyección de la insulina rápida (por ejemplo, una vez acabada la comida) pues de lo contrario la insulina realiza su efecto incluso antes de que los HC del alimento hayan llegado a la sangre. Un caso típico son las lentejas o la pizza.

Pin It