Conoce los beneficios de la leche de alpiste

Pin It

La leche de alpiste es una bebida vegetal con diversos beneficios para tu salud. También es baja en calorías y aunque es conocida por ser un alimento exclusivo para aves, esta ha ganado espacio en la alimentación humana

La leche de alpiste es una bebida vegetal con diversos beneficios para tu salud. También es baja en calorías y aunque es conocida por ser un alimento exclusivo para aves, esta ha ganado espacio en la alimentación humana.

De acuerdo con información publicada en Journal of Agricultural and Food Chemistry las semillas de alpiste (Phalaris canariensis L) se componen de un 61 % de almidón, 20 % de proteína, 8 % de grasa cruda y 7 % de fibra dietética total. 

Por ejemplo, una reciente investigación publicada en la revista Nutrients, que recopila los principales beneficios de este alimento.

  • Favorecer el control de los niveles altos de azúcar en sangre y prevenir la diabetes.
  • Regular la presión arterial alta en pacientes con hipertensión.
  • Fortalecer el sistema inmunitario.
  • Proteger la salud cardiovascular.
  • Combatir la inflamación.
  • Inhibir los efectos de los radicales libres.
  • Inhibir el crecimiento de algunas bacterias dañinas.
  • La leche de alpiste no es curativa

Es importante que sepas que esta leche la puedes usar solo para complementar tu alimentación. A continuación te enseñamos a cómo prepararla. 

Ingredientes

6 cucharadas de semillas de alpiste (90 g).

4 tazas de agua (1 litro).

Preparación

Sumerge las semillas de alpiste en una taza con agua y ponlas en remojo toda la noche.

Retira el agua sobrante al siguiente día y pon las semillas remojadas en la licuadora junto con el resto del agua.

La bebida debe tener un color parduzco blanquecino.

Usa un colador para retirar el resto y retira el restante.

Toma una taza de leche de alpiste en ayunas.

Fuente:  Mejor con salud

Pin It

Quien está en línea

Hay 686 invitados y ningún miembro en línea

Twitter

vivecondibetes

Facebook

vivecondibetes

La glucosa a la baja, tan peligrosa como a la alta