Nuestra dieta actual está enfermando al mundo

Pin It

Según un reporte publicado por el Panel Mundial sobre Agricultura y Sistemas Alimentarios para la Nutrición, la dieta y la nutrición se han convertido en los mayores factores de riesgo para la salud de las personas en todo el mundo, incluidos los países con las poblaciones más pobres. En el estudio se analizaron datos de lo que la gente de todo el mundo está comiendo actualmente. 

Es cierto que existen menos personas que padecen de hambre en el mundo, comparado con unos cuantos años atrás. Se estima que en la actualidad una de cada 10 personas sufre de hambre, comparado con uno de cada cinco en 1990. El número de niños con retraso de crecimiento (un signo de desnutrición crónica), también ha disminuido del 40 por ciento al 24 por ciento. Esto significa que cada día son menos las personas que sufren y mueren a causa de una alimentación insuficiente. 

A medida que los países más pobres se han desarrollado en las últimas décadas, sus habitantes han mejorado muchos aspectos de su vida. Pero se ha comprobado que la dieta no necesariamente mejora con mayores ingresos. Cuando se tiene más dinero para gastar en comida, la mayoría de las veces se optan por alimentos poco saludables, es decir alimentos procesados y bebidas azucaradas. Como sabes, estos alimentos tienen muchas calorías pero muy pocos nutrientes. 

La venta de alimentos procesados crece rápidamente en los países en desarrollo. Debido a esto el planeta está experimentando un rápido aumento de las tasas de sobrepeso y obesidad. Si las tendencias actuales continúan, en el 2030 podrían existir 3,280 millones de personas con sobrepeso y obesidad, comparadas con los 1,330 millones en el 2005. Lo peor es que la mayoría de estas personas vivirían en países de bajos y medianos ingresos, donde muchas veces los servicios de salud no son los mejores. 

El estudio culpa a los sistemas de alimentación en todo el mundo. Los alimentos saludables son cada vez más caros, mientras que los alimentos poco saludables son cada vez más baratos y más fáciles de conseguir. En pocas palabras, es más fácil y más económico comprar alimentos poco saludables. La globalización ha permitido que muchas empresas multinacionales de alimentos procesados entren en los mercados de países en desarrollo. 

La urbanización es otro problema. Conforme más personas se desplazan a las ciudades, recurren cada vez a comidas de la calle o a alimentos procesados. Cuando no hay tiempo para cocinar y se busca ahorrar un poco de dinero, la solución está en los alimentos industrializados: sabor, precio y comodidad. ¿Qué podemos hacer para revertir estas tendencias? El reporte nos brinda algunas soluciones.

Los países deben invertir más dinero en la investigación y el desarrollo de cultivos como legumbres, verduras y frutas. El consumo de verduras se ha estancado durante los últimos 20 años, y las legumbres no han tenido crecimiento. Los precios de las verduras y las legumbres han subido en los últimos años, así que recursos y subvenciones en estos cultivos ayudaría a reducir los precios, y animar a la gente a comer más de estos alimentos saludables. 

Se recomienda institucionalizar las dietas de alta calidad en el sector público. Los alimentos suministrados en las escuelas, los hospitales, ejército y en el sistema penitenciario deberían tener el máximo beneficio dietario. Además esto ayuda a incentivar a los proveedores y contratistas a alinear sus cadenas de valor.

Es necesario que los gobiernos cuenten con leyes rigurosas para el etiquetado y publicidad de los productos alimentarios. Los impuestos a los alimentos que no cumplan con los requerimientos diarios saludables, son una buena opción. Las políticas para educar a los consumidores sobre los efectos adversos que tiene para la salud el consumo frecuente de estos productos, son fundamentales.

Fuente: Vitónica

 

Pin It