Alimentación y problemas cardiovasculares

Pin It

Los estilos de vida poco saludables de la sociedad actual, así como la alimentación deficiente y la falta de ejercicio, son factores que influyen a largo plazo para desarrollar enfermedades cardiacas o padecimientos crónicos que las generan de forma secundaria, como diabetes e hipertensión, destacó Jesús Manuel Acosta, cardiólogo adscrito al Hospital General Regional (HGR) Número 1 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Chihuahua.

El médico especialista comentó que el infarto o enfermedad cardiaca coronaria es la manifestación grave más recurrente que afecta al corazón. El infarto ocurre cuando se bloquea un vaso sanguíneo del corazón e impide el flujo libre de sangre oxigenada hacia el músculo cardiaco, ocasionando que esta zona (segmento no irrigado) falle y muera.

Acosta resaltó que es común que las enfermedades cardiacas sean consecuencia del mismo deterioro de las arterias debido a la edad. Sin embargo, dijo que un número importante de casos están directamente relacionados con los malos hábitos alimenticios y la falta de actividad física que la persona ha llevado a lo largo de su vida.

Además, el experto refirió que las personas mayores de 65 años son más propensas a sufrir estos males, seguidas por el grupo de los 50 a 59 años de edad. Subrayó que existen factores de riesgo que incrementan la posibilidad de sufrir esta enfermedad, entre los que se encuentran antecedentes familiares, la edad avanzada, colesterol elevado, fumar, sedentarismo y la mala alimentación; y que quienes padecen sobrepeso u obesidad, diabetes mellitus, hipertensión o síndrome metabólico componen el grupo con mayor riesgo de desencadenar una cardiopatía.

Por desgracia, las enfermedades cardiacas no siempre manifiestan síntomas previos sino hasta que se presenta el infarto. Por lo anterior, el especialista dijo que el IMSS recomienda adoptar hábitos saludables que incluyan una alimentación balanceada con menos grasas, azúcares y con más frutas, verduras, fibras, agua natural, procurando consumir carne blanca.

Asimismo, es importante evitar el consumo de alcohol y tabaco e iniciar con una actividad física, que puede ser desde una caminata de 30 minutos al día hasta una disciplina deportiva que se practique al menos tres veces por semana, siendo esta última fundamental para mantener el cuerpo en forma, fortalecer el corazón, liberar el estrés y evitar el sobrepeso, apuntó.

Por último, invitó a los derechohabientes a acudir a revisiones médicas periódicas por lo menos una vez al año en sus Unidades de Medicina Familiar (UMF), con el fin de descartar cualquier enfermedad y recibir orientación que permita detectar cualquier clase de irregularidad.

Fuente: Notimex

Pin It