Soy diabética, tengo 10 años, juego al fútbol...¡y no pasa nada!

Pin It

Laura Jurado lo tiene clarísimo, le encanta jugar al fútbol y no quiere que nada se interponga, ni siquiera el hecho de que en el patio de la escuela los chicos muchas veces no quieren pasarle la pelota por el solo hecho de ser chica. «Pero yo me pongo de defensa y juego igual», relata.

Eso sí, ella se desquita entrenando y jugando con sus compañeras del equipo de Els Pallaresos. Tener diabetes, como ella misma cuenta, no le ha impedido hacer esta ni ninguna otra actividad que le apetezca. Laura, que el lunes cumplirá 11 años, es uno de los 8 niños elegidos para participar en nombre de Catalunya en la sexta edición de la Diabetes Cup que se celebrará en la Ciudad del Fútbol de las Rozas de Madrid, lugar de concentración de la Selección Española de Fútbol.

El torneo reunirá a 60 niños de entre 8 y 13 niños con diabetes de toda España con el objetivo de normalizar su situación y promover un estilo de vida saludable. Para elegir las mejores candidaturas los niños debían enviar un dibujo, una foto o un vídeo, explicando por qué querían participar en el torneo. Laura mandó un vídeo donde dijo que «me encanta el juego y por tener diabetes, ¡No pasa nada!».

Responsable y autónoma

Laura fue diagnosticada de diabetes tipo uno con seis años, y desde entonces ha sido muy consciente de los cuidados que necesita. De hecho, su padre, José Emilio, cuenta que hace aproximadamente una año y medio dejaron de acudir a la escuela a pincharle la insulina, algo que ahora la niña hace por su cuenta.

Laura cuenta con toda naturalidad que tiene un aparato ‘freestyle’ que mide su nivel de glucosa sin necesidad de tomar una muestra de sangre. Se pincha cinco veces al día, con cada una de las comidas, y si hay un cumpleaños, por ejemplo, no se quita de comer tarta, sino que le ajustan la dosis de insulina.... Y cuando sabe que está «un poco alta me pongo a jugar al fútbol y se me regula», explica.

Con todo, su padre reconoce que al principio no es fácil alejarse de un niño con diabetes. Cuenta, por ejemplo, que la niña ya ha ido varias veces de colonias con sus compañeros, pero la primera vez él se alojó cerca del sitio donde se encontraban por si le necesitaba en algún momento. El resto de veces ha ido sola y sus maestros y monitores están bien informados de lo que la niña necesita. Laura está expectante por el viaje porque, además de jugar al fútbol, le hace ilusión conocer Madrid.

Fuente: Diario de Tarragona

Pin It