Spas para embellecer las uñas, ¿son seguros para las personas con diabetes?

Pin It

En la actualidad, la buena presencia y la belleza han adquirido un rol muy importante en la vida y juegan un papel fundamental, no solamente cuando asistimos a reuniones sociales, sino también cuando vamos a la escuela o al trabajo. Por esta razón, los spas donde realizan la manicura y la pedicura están proliferando cada día más, aumentando considerablemente la cantidad de personas que acuden a estos lugares.

En estos salones un personal especializado les dará a sus manos y pies el cuidado, mantenimiento y atención que requieren para que luzcan de maravilla. Por otro lado, son una oportunidad para hacer nuevas amistades y pasar momentos agradables y de relajación, mientras a sus manos y pies les dan un merecido cuidado y atención.

La pregunta más importante que muchos deben hacerse al acudir a uno de estos lugares debe ser: ¿si tengo diabetes será perjudicial para mí ir a uno de estos centros? Los más indicados para responder a esta pregunta son, su médico o el podólogo (que es el médico especialista de los pies) y esto dependerá de qué tan bueno ha sido su control de la diabetes y si tiene alguna condición que pueda afectar su circulación o su sensibilidad, especialmente en los pies.

Las personas con diabetes que no ejercen un adecuado control de sus niveles de glicemia y hemoglobina A1c pueden desarrollar, a lo largo del tiempo, daños irreversibles o complicaciones crónicas. Algunas de ellas pueden obstruir o afectar el normal flujo de sangre hacia las piernas, como la enfermedad arterial periférica o neutralizar la sensibilidad de sus nervios, al tacto, temperatura y dolor, especialmente en los pies y piernas, como la neuropatía diabética.

Si tiene enfermedad arterial periférica o neuropatía diabética no debe asistir
La neuropatía es una complicación crónica asociada al mal control de la diabetes, que afecta aproximadamente a un 60% de las personas con diabetes. La neuropatía diabética es el daño a los nervios, lo cual neutraliza la sensibilidad de las personas al tacto, temperatura y dolor, por lo que pueden tener una herida y ni siquiera sentirla.

Por otra parte, la enfermedad arterial periférica va obstruyendo cada vez más el flujo de la sangre que pasa por las arterias que van hacia las piernas y pies. Cuando esto sucede la circulación se ve seriamente afectada, aumentando el riesgo de que una pequeña herida se pueda convertir en una verdadera pesadilla. Otra razón importante por la que los médicos recomiendan que las personas con diabetes no asistan a estos lugares es porque representan un mayor riesgo de infección.

¿Por qué aumenta el riesgo de infección cuando acudimos a un spa de manicura y pedicura?
Los spas que ofrecen servicios de manicura y pedicura pueden predisponer a las personas que ahí asisten a infecciones, porque en muchos casos los técnicos especializados utilizan varias veces las herramientas y utensilios desechables, pudiendo transmitir una infección de una persona a otra. La Agencia de Protección Ambiental EPA, advierte a los usuarios de estos locales de la existencia de una bacteria llamada Mycobacterium Fortuitum, la cual es responsable de la mayoría de las infecciones.

Esta bacteria vive en aguas cálidas, como la que se utiliza en las tinas o recipientes de estos lugares y es difícil de eliminar. Las infecciones pueden entrar al cuerpo a través de heridas abiertas como, pequeñas heridas al empujar y cortar la cutícula de las uñas, al raspar los callos de los pies, lesiones en la piel provocadas por el rasurado, irritación en la piel por depilación, corte inapropiado de las uñas y picadas de insectos, entre otros.

También es importante destacar que si una persona con diabetes que tiene problemas de circulación o de sensibilidad acude a uno de estos centros, no será atendida por un especialista en el cuidado de los pies en personas con diabetes, como lo es un podiatra o un podólogo, haciendo que sus probabilidades de infección aumenten en gran medida. Una herida o lesión por pequeña que parezca podría convertirse rápidamente en una grave infección, lo que a su vez puede aumentar la posibilidad de llegar a requerir la amputación de un dedo, un pie e incluso la extremidad completa.

Acudir a su podólogo es la mejor manera de evitar serios problemas de salud
El podólogo es un médico especializado en mantener los cuidados apropiados de los pies en personas con diabetes, y sabe muy bien cómo cortar sus uñas de manera correcta, segura y eficaz, asegurándose muy bien de que cuando lo hace no se producirán infecciones, previniendo de esta manera cualquier tipo de problema que pudiera llegar a causar una amputación.

La diabetes es la primera causa de amputación en miembros inferiores a nivel mundial. Afortunadamente se ha comprobado que en más del 85% de los casos las amputaciones se pueden prevenir, si las personas saben cómo evitar infecciones, y cuando éstas se presentan, cómo actuar de inmediato y cómo resolver éste problema.

Fuente: Mejor con Salud

Pin It

Quien está en línea

Hay 562 invitados y ningún miembro en línea

Twitter

vivecondibetes

Facebook

vivecondibetes

La glucosa a la baja, tan peligrosa como a la alta