La nefropatía diabética es una complicación común de la diabetes tipo 1 y tipo 2

Pin It

Según la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2018, 8.6 millones de personas en México viven con Diabetes, padecimiento que tiene muchas comorbilidades, el tiempo y la falta de control en los niveles de azúcar puede ocasionar daño renal; a este padecimiento se le denomina nefropatía diabética y ocurre mucho antes de que aparezcan los síntomas y se agrava cuando el paciente tiene hipertensión arterial, de ahí la importancia de que las personas con diabetes tengan un tratamiento interdisciplinario que incluyan de primera instancia al nefrólogo, nutriólogo y cardiólogo entre otros, para que de manera preventiva el paciente se someta a pruebas de laboratorio para detectar algún problema renal y proveer el tratamiento adecuado.

Por ello, Ely Lilly organizó un webinar sobre diabetes, donde se tocó el tema específico de la Insuficiencia Renal Crónica causada por dicho padecimiento, se contó con la participación de la Dra. Olynka Vega, Coordinadora de Unidades de Hemodiálisis del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición.

La especialista aseguró que la nefropatía diabética es una complicación común de la diabetes tipo 1 y tipo 2, ya que con el tiempo la diabetes mal controlada puede causar daño a los grupos de vasos sanguíneos en los riñones que filtran los desechos de la sangre. Esto puede causar daño renal y presión arterial alta.

Señalo que los factores de riesgo son:

  • Niveles altos de glucosa sanguínea (hiperglucemia) que no están bien controlados
  • Presión arterial alta
  • Fumar
  • Nivel alto de colesterol en la sangre
  • Antecedentes familiares de diabetes y enfermedad renal.

La nefropatía diabética puede prevenirse manteniendo un tratamiento efectivo contra la diabetes, controlando la presión arterial alta u otras enfermedades y sobre todo es importante mantener un peso saludable y realizar actividad física.

Fuente: mundodehoy.com

Pin It

Quien está en línea

Hay 258 invitados y ningún miembro en línea

Twitter

vivecondibetes

Facebook

vivecondibetes

La glucosa a la baja, tan peligrosa como a la alta