El insomnio aumenta las posibilidades de padecer diabetes tipo 2

Pin It

Las oscilaciones en nuestros niveles de azúcar en sangre pueden estar detrás de los problemas de sueño y de la falta de descanso

La falta de sueño tiene impactos altamente nocivos en la salud, tanto física como mental. Durante el sueño, el sistema inmunitario libera proteínas llamadas citocinas, algunas de las cuales ayudan a promover el sueño. Algunas citocinas deben aumentar cuando tienes una infección o inflamación o cuando estás estresado. A este respecto, los períodos de insomnio disminuyen la liberación de estas proteínas protectoras con el consecuente riesgo de padecer algún tipo de enfermedad o afección.  Ahora, una nueva investigación que examinó el ADN de casi 900.000 personas, concluye que el insomnio aumenta el riesgo de diabetes tipo 2 en un 17%.

Es un hecho que la prevalencia de la diabetes aumenta con el paso de los años. De hecho, según datos recogidos por las encuestas nacionales de salud, casi 6 millones de personas padecen diabetes en España, con un mayor porcentaje en las personas mayores de 65 años. Además, la mayoría de estos casos son diabetes tipo 2.

Uno de los primeros datos a destacar es mencionar su relación recíproca ya que padecer diabetes, especialmente en el caso de la diabetes tipo 2, induce a padecer trastornos del sueño. Por otro lado, dormir poco también puede afectar a la persona e influir en que desarrolle diabetes. Asimismo, una persona que duerma en exceso también corre el riesgo de presentar obesidad y, por tanto, mayor riesgo de presentar diabetes.

¿En qué se basa la relación entre diabetes y problemas de sueño?

La diabetes es una enfermedad relacionada con el nivel de insulina en el organismo. Cuando éste tiene dificultades para producir el nivel de insulina adecuado, nos encontramos con los picos de glucosa característicos de la enfermedad.

Cuando se duerme poco, se elevan los niveles de cortisol (e incluso de hormona del crecimiento) que es contraria a la insulina. Además, se suele tener más elevados niveles de sustancias que aumentan la resistencia a la insulina. Como pueden ser: la proteína C reactiva Interleuquina 6 o TNF alpha.

Cuando se duerme bien regularme, se propicia que el páncreas pueda establecer los niveles insulínicos adecuados en sangre. Por el contrario, una restricción del sueño a 4 horas durante 6 o 7 días puede llegar a producir un exceso de azúcar en sangre por reducirse la curva de tolerancia a la glucosa.

DESARROLLO DEL ESTUDIO 

Los investigadores empezaron por buscar en la basa de datos estudios sobre la diabetes tipo 2 e identificaron 1.360 artículos relevantes y 97 posibles factores de riesgo para investigar. Además, los datos de ADN fueron facilitados por el Consorcio de Metanálisis y Replicación Genética de la Diabetes (DIAGRAM), con un total de 74.124 participantes con diabetes tipo 2 y 824.006 sin la enfermedad.

La edad media de los sujetos era de 55 años, el 51,8% eran hombres y la mayoría tenían ascendencia europea. Posteriormente, los investigadores verificaron las posibles causas de la diabetes tipo 2 para ver si podían replicarse en una cohorte independiente separada, utilizando el consorcio FinnGen, que incluía a 11.006 personas con diabetes tipo 2 y 82.655 sin esta enfermedad.

Los investigadores encontraron 34 asociaciones casuales, 19 factores de riesgo y 15 factores protectores de la diabetes tipo 2. Así, identificaron el insomnio como un nuevo factor de riesgo y estimaron que las personas con insomnio tenían un 17% más de probabilidades de desarrollar diabetes tipo 2 que aquellas sin el trastorno.

Debido a que el sobrepeso y la obesidad afectan a muchos otros factores de riesgo, los investigadores analizaron los factores de riesgo y protección después de controlar el índice de masa corporal en la edad adulta. Ocho factores de riesgo siguieron siendo estadísticamente significativos, lo que sugiere que estos factores tienen un impacto independiente en el riesgo de diabetes tipo 2.

Fuente: diariodesevilla.es

Pin It

Quien está en línea

Hay 509 invitados y ningún miembro en línea

Twitter

vivecondibetes

Facebook

vivecondibetes

La glucosa a la baja, tan peligrosa como a la alta