Dislipidemia y enfermedades crónicas no transmisibles en aumento

Pin It

Un adulto con obesidad tiene cuatro veces mayor probabilidad de ser diagnosticado con algún tipo de dislipidemia (anormalidades en la concentración de grasas en la sangre como colesterol, triglicéridos, colesterol HDL y LDL), en comparación con personas con un peso normal.

Por esta razón, las causas más comunes de la dislipidemia son el consumo excesivo de grasas, azúcares y alcohol. Sin embargo, pueden ser provocadas por la diabetes, hipertiroidismo, sobrepeso, algunos medicamentos y transmisión de genes hereditarios.

En relación a ello, la doctora Noemí Santos, directora médica del laboratorio farmacéutico mexicano Landsteiner Scientific, señala que es necesario medir la concentración de colesterol, triglicéridos, colesterol no saludable (LDL) y colesterol saludable (HDL).

Los cambios en el estilo de vida y alimentación han incrementado la prevalencia de riesgo de mortalidad cardiovascular de una forma alarmante a nivel global. Las enfermedades crónicas relacionadas con la dieta y los hábitos como la obesidad y las dislipidemias, han tenido un crecimiento impactante en poco tiempo.

"Generalmente no existen síntomas. Puede haber depósitos de grasa en piel o tendones (xantomas). Los triglicéridos muy elevados podrían ocasionar dolor abdominal y pancreatitis, además es causa frecuente de fatiga, zumbido de oídos, entre otros malestares", comentó la doctora Santos.

Si la concentración de triglicéridos es mayor a 150 mg/dl, o el colesterol mayor a 200 mg/dl, o el HDL es menor a 40 mg/dl, es necesario acudir a una valoración médica.

Por otra parte, a principios del siglo XX, las primeras causas de mortalidad se relacionaban con enfermedades infecciosas y parasitarias, salud materno-infantil y deficiencias alimenticias, sin embargo para la segunda mitad de ese siglo, las Enfermedades Crónicas No Transmisibles (ECNT) comenzaron a cobrar importancia, pues sus complicaciones se han convertido en la primera causa de mortalidad en el país.

En la actualidad las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte en México, según datos de la Secretaría de Salud. Los padecimientos del corazón, la diabetes mellitus y los tumores malignos continúan entre las tres principales razones de defunción en nuestro país, que en el año 2000 representaron el 38.9 por ciento del total de las defunciones, aumentando a 43.6 por ciento para el año 2011.

Recomendaciones

Algunos consejos contemplados por la doctora Noemí Santos para prevenir estas enfermedades y sus complicaciones, parten de adquirir un estilo de vida saludable y evitar fumar; no consumir sal excesivamente así como alimentos ricos en azúcares y grasas de origen animal (chorizo, manteca, tocino).

También se recomienda mantener un peso ideal y acudir al médico a partir de los 20 años, en caso de contar con riesgo cardiovascular con una periodicidad anual o bianual y cada cinco años en personas sin factores de riesgo.

Agencias

 

Pin It