Diabetes y piel, una relación de mucho cuidado

Pin It

Quienes tenemos diabetes, lo que menos queremos es complicarnos la vida, pues mantener estables nuestros niveles de glucosa es algo que requiere tiempo y mucha atención. Y es que, aunque tengamos esta condición, no dejamos de ser personas con las mismas ocupaciones que los demás, también trabajamos, estudiamos, criamos a nuestros hijos, tenemos vida social, etcétera.

Por eso, hay veces que olvidamos ciertos detalles que debemos atender y que son esenciales para preservar nuestra salud: El cuidado de la piel, punto de gran importancia dentro del tratamiento de la diabetes.

Éste es un aspecto al que muchas veces le restamos importancia porque no sabemos todos los problemas que puede provocarnos, pues al descuidarla podemos desarrollar graves infecciones que pueden terminar en amputaciones.

De acuerdo a la American Diabetes Association, el 33 por ciento de las personas con diabetes, en algún momento tendremos alteraciones en la piel por culpa de la resequedad que provoca la afección.

Además, un mal cuidado de la diabetes junto con los cambios que hay en los vasos sanguíneos, puede hacer que nuestras fibras nerviosas afecten el sistema de sudoración provocando resequedad, descamación, comezón, cambios en el PH, entre otros problemas.

Aprende a cuidar tu piel

Toma en cuenta que descuidar la piel es lo peor que puedes hacer, pues este órgano colabora de forma importante en la salud general. Yo desconocía todos los problemas que puede causar, hasta que un educador en diabetes me asesoró y aprendí varios cuidados, los cuales me han funcionado muy bien, te los comparto:

· Usa jabones neutros para lavar la piel y asegúrate de secarla y no dejar rastro de humedad.

· Mantén controlados tus niveles de glucosa, es una de las mejores maneras de cuidar la dermis.

· Usa ropa de algodón, sobre todo, la ropa interior.

· Supervisa la piel, sobre todo, después de bañarte. Cerciórate de que no tenga heridas, grietas, resequedad o coloraciones extrañas. Sugiero usar un espejo para alcanzar a ver todo el cuerpo.

· Bebe entre dos y tres litros de agua por día (una piel hidratada difícilmente podrá resecarse)

· Utiliza cremas humectantes en todo el cuerpo.

Por último, te recomiendo acercarte con tu profesional médico si en tu piel notas heridas, enrojecimiento, manchas o cuerpos extraños. Recuerda que sólo un experto es quien puede atender un caso severo en la piel del paciente con diabetes.

Pin It