Cómo controlar la diabetes de los niños en el colegio

Pin It

La diabetes es una enfermedad con la que puede convivir cualquier niño. Hay que afrontarla con normalidad, sin que represente ningún problema en la escuela. Para ello es preciso que toda la comunidad educativa, entre los que se encuentran profesores, padres y alumnos conozcan en qué consiste y cómo se debe actuar en caso de problemas. En todo momento deben apoyar al menor para que esto no afecte a su estado de ánimo. En este artículo te explicamos cómo controlar la diabetes de los niños en el colegio.

En la edad pediátrica la diabetes tipo 1 es una de las patologías crónicas más comunes. Existe la posibilidad de que en las aulas los profesores tengan algún niño con esta enfermedad y el menor deba inyectarse durante el horario escolar insulina, además de controlarse la glucosa. Es importante que los docentes conozcan algunos aspectos de relevancia para enfrentarse a estos casos. La Fundación para la Diabetes ofrece una serie de consejos muy recomendables para la comunidad educativa:

-En primer lugar, es preciso ayudar al menor para que se integre lo mejor posible en la escuela y en su entorno. Se deben fomentar situaciones de convivencia no discriminatorias, potenciando su autonomía y ayudar al niño a que desarrolle sus cualidades.

-Respaldarse en la planificación de actividades: aunque tengan diabetes, eso no es motivo para llevar una vida normal junto al resto de compañeros. Es preciso planificarlas bien para que no supongan un peligro para su salud. También se hace necesario prever las situaciones en las que sea preciso ajustar el tratamiento, controlar la alimentación, planificación de la actividad deportiva y controles de azúcar.

-Colaborar para que se administre la insulina: por lo general, los menores llevan un tratamiento con multidosis de insulina para inyectarse en horario escolar. Cuando sufran una hiperglucemia es preciso que los padres indiquen la dosis que es necesario inyectar a los pequeños.

-Revisar la dieta en el comedor escolar: el plan de comidas de los niños con diabetes debe parecerse bastante al de los otros menores. El centro debe facilitar a los padres el plan con los menús de la semana para que puedan realizar cambios. Los responsables del comedor deben supervisar lo que consume el niño.

-Hacer controles de glucosa en el centro: tanto en la propia clase o incluso facilitándole un aula adecuada que reúna las condiciones de higiene.

-Fomentar la práctica de deporte: el niño con diabetes también puede realizar ejercicio. Hay que tener en cuenta que la actividad física incrementará el consumo de glucosa y provocará hipoglucemias. Tanto antes como después del deporte es preciso que controle los niveles de glucosa.

-Incentivar al niño para que tome parte en las actividades extraescolares: el colegio debe ser consciente de que ningún niño puede quedar apartado de las actividades que hagan los demás. Debe comunicársele a los padres con antelación las posibles excursiones o visitas para que tomen las debidas decisiones en cuando a comidas y las dosis de insulina que precisarán.

 

Fuente: Fit Affinity News

Pin It