6 consejos para aprovechar la insulina

Pin It

La insulina es una hormona indispensable para el aprovechamiento de los alimentos que requiere de una serie de cambios en el estilo de vida cuando se aplica de manera externa para el tratamiento de la diabetes. Existen muchos mitos alrededor de ella, por los cuales la gente se niega a usarla. Sin embargo, el miedo ocurre cuando el paciente sólo interpreta la diabetes como una enfermedad donde se tiene la glucosa alta, en vez de una condición en la que se presenta una deficiencia en la producción de la hormona que permite aprovechar los nutrientes de los alimentos.

La mejor manera de perderle el miedo a la insulina es conociendo sus efectos en el cuerpo. Conoce un poco más sobre la insulina cuando forma parte del tratamiento para la diabetes y toma nota de estos consejos para su buen funcionamiento.

1- Medición indispensable
El primer cambio es la frecuencia del automonitoreo, ya que al principio del tratamiento deben medirse más los niveles de glucosa para saber su comportamiento, el tipo o tipos de insulina que funcionan (de acción rápida, intermedia o lenta), así como las unidades que se necesitan inyectar.

2- Revisiones frecuentes
Con las citas médicas es similar, ya que en los primeros meses serán más continuas con el fin de que el médico capacite al paciente en la aplicación, almacenaje y transporte de la insulina. Además, servirán para aclarar cualquier duda que se genere respecto a su manejo o alguna de las creencias que existen en torno a ella.

3- Conteo de carbohidratos
Es un método clave para conseguir los beneficios de la insulina. Si la persona ya sabe realizarlo, será necesario repasarlo, porque lo ayudará a cumplir con el número de porciones y a calcular mejor la cantidad de insulina que se debe aplicar cuando por alguna situación extraordinaria se coma en exceso.

4- Sin incrementos de peso
Uno de los mayores miedos que tiene la persona con diabetes cuando se aplica la insulina es engordar. Esta situación sólo ocurre cuando no se sigue un plan de nutrición que permita tener una cantidad baja de grasas y un porcentaje alto de músculos. Es importante pedir una cita con un nutriólogo para que diseñe una dieta adecuada al ritmo de vida y necesidades de cada paciente.

5- Activación necesaria
El ejercicio regular es otro medio que ayuda a no subir de peso y permite que se absorbe mejor la insulina. Antes de comenzar a entrenar o al incrementar el tiempo de la rutina, se aconseja que el médico haga una revisión general y recomiende el deporte o la actividad más idónea de acuerdo con la edad, las capacidades y, en caso de que se tengan, complicaciones generadas por la diabetes.

6- Al salir de vacaciones
Dentro del equipaje no sólo debes llevar el glucómetro, las tiras reactivas y los sobres de glucosa, sino también las jeringas, la insulina y una hielera para mantenerla fresca, a menos que venga en pluma y no requiera de refrigeración.

Además de estos consejos, se recomienda que la persona con diabetes siempre tenga a la mano dulces, un glucómetro y una identificación que indique que tiene diabetes y usa insulina. De esta manera, si la persona con este padecimiento presentara hipoglucemia, la gente podrá darle un caramelo o informará de su condición a quien llegue a auxiliarle.

Para enfrentar mejor estas situaciones, también es importante que la familia, los compañeros de trabajo y la gente cercana estén informadas del tratamiento y lo que deben hacer cuando se presentan estas descompensaciones. Si se vive solo, puede ser útil crear una red de ayuda, de preferencia con personas que también vivan con esta condición de salud.

Fuentes: Itzel Vásquez, Coordinadora del Diplomado de Educación en Diabetes en Línea de la AMD; Saúl Sánchez Zaragoza, Médico General Especializado en Nutrición y Diabetes; Información Cumbre Sanofi 2015; Olivia Rivas.

Vía: Diabetes Bienestar y Salud

Pin It