Los niños pueden medir su glucosa jugando con Angry Birds

Pin It

 

La incidencia de la diabetes es cada vez mayor en todo el mundo, y también el riesgo de que la padezcan más niños. Es una enfermedad crónica que puede dañar el corazón, los vasos sanguíneos, los ojos, riñones y los nervios, por lo que es de vital importancia mantenerla controlada en los pacientes, sobre todo los jóvenes que padecen diabetes tipo I, que es la que aparece en la infancia y la juventud.

Pero los niños no suelen ser conscientes de su salud, y pedirles que lleven algo tan complejo de forma controlada es pedir demasiado. En este contexto nace Modz, un dispositivo que basa su funcionamiento en la gamificación, es decir, que los niños jueguen con él.

Su interfaz se basa en el famoso juego de Angry Birds, con sus sonidos e imágenes característicos. La combinación de luces, colores, expresiones y sonidos que le son familiares del juego ayudará al niño a interpretar mejor los resultados. También le servirá para recordar la necesidad de hacer mediciones periódicas.

Cuenta, además, con un sistema de recompensas; los buenos resultados de glucosa en sangre premian con un punto, y por cada 10 ganados se pasa al siguiente nivel, lo que permitirá al niño desbloquear imágenes. Cada nivel, como todo juego, implica mayor intensidad, lo que necesitará más buenas mediciones para obtener más puntos. Cuando se pasan los cuatro niveles, el usuario se inscribe a la lista de ganadores del sitio web de Modz y puede participar en sorteos mensuales de premios.

El dispositivo, además, permite la telemonitorización de los datos a tiempo real, que serán guardados en un servidor online desde el que podrán ser consultados en cualquier momento tanto por los padres como por los profesionales sanitarios.

Fuente: consalud.es

Pin It