Glucemia y cómo controlar la diabetes en el trabajo

Pin It

Las personas con diabetes también deben llevar un control de los niveles de glucemia y la enfermedad durante la jornada de trabajo

La diabetes es una enfermedad que conlleva una modificación en los hábitos de la persona que convive con dicha patología. Por ejemplo, resulta fundamental llevar a cabo una alimentación adecuada para controlar los niveles de glucemia.

Pin It

Diabetes tipo 1 y 2: ¿cuáles son las diferencias?

Pin It

Las causas que las provocan, lo que ocasionan en el organismo y la edad en la que se presentan, son algunas de ellas

Para empezar hay que entender que la diabetes es una enfermedad crónica que aparece cuando el páncreas no produce insulina, hormona encargada de regular el azúcar en la sangre, o cuando el organismo no utiliza eficazmente la insulina que produce, como la describe la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Pin It

La escasa formación que reciben las personas con diabetes tipo 2 aumenta el gasto sanitario

Pin It

La falta de educación diabetológica aumenta la morbilidad y mortalidad de las casi 6 millones de personas con diabetes tipo 2 que hay en España y multiplica el gasto sanitario. Así lo han advertido la Federación Española de Diabetes (FEDE) y la Sociedad Española de Diabetes (SED) en la presentación de la campaña No des la espalda a la diabetes y del informe “Estimaciones socioeconómicas de la falta de atención de los pacientes con diabetes tipo 2”.

Pin It

¿Cuándo deben hacerse un despistaje de diabetes las personas con sobrepeso? Esto dicen expertos

Pin It

En la actualidad, 1 de cada 7 individuos en EEUU sufre de esta condición crónica, cuya prevalencia es mayor en los hispanos. Esta cifra récord ha motivado un importante cambio en los lineamientos oficiales que determinan a partir de qué edad deben revisarse los niveles de azúcar en sangre en algunos grupos de la población.

Pin It

Quien está en línea

Hay 172 invitados y ningún miembro en línea

Twitter

vivecondibetes

Facebook

vivecondibetes

La glucosa a la baja, tan peligrosa como a la alta