Vanadio, el elemento que podría curar la diabetes

Pin It

 

La investigación del vanadio en la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) es el primer libro publicado en español que reúne estudios sobre este elemento químico descubierto en México hace doscientos años.

 

En su búsqueda de generar nuevos tratamientos para prevenir y tratar padecimientos como síndrome metabólico, obesidad y diabetes mellitus tipo II, los investigadores de la BUAP propusieron una formulación farmacéutica a base de vanadio, tanto inyectable como vía oral, que se encuentran en proceso de obtener su registro de patente.

En el libro se explora el proceso para la formulación farmacéutica de Decavanadato de 4-dimetilaminopiridinio: un metalofármaco que dispone de las propiedades insulino-miméticas de compuestos de vanadio en animales con diabetes.

La publicación, editada por la BUAP, aborda el trabajo científico realizado respecto al vanadio, a fin de ilustrar el panorama de oportunidades tecnológicas que se vislumbran con su uso, en las áreas de materiales de alta tecnología, energías alternativas y Medicina.

El vanadio, elemento número 23 de la tabla periódica, es un descubrimiento mexicano fundamental para la vida moderna. El conocimiento de la química y bioquímica de este elemento y sus compuestos es fundamental para impulsar su potencial tecnológico, sobre todo en un país como México que tiene grandes reservas de este elemento en forma mineral y como acompañante del petróleo.

Los avances científicos presentados en el libro incluyen una explicación de los trabajos en los que se han obtenido moléculas denominadas insulino-miméticas, sintetizadas a partir de vanadio.

El libro documenta algunos trabajos científicos sobre el desarrollo de fármacos y alimentos para la prevención, el control y el tratamiento de la diabetes. Cuenta, además, con la colaboración de Dieter Rehder, científico de la Universidad de Hamburgo, Alemania, autor de un libro en inglés sobre vanadio y ganador del “Vanadis Award 2006”.

En otro proyecto, los científicos combinaron la molécula de Decavanadato con un fármaco comercial llamado Metformina, que trabaja en el orden celular, particularmente en las mitocondrias, logrando con ello disminuir los efectos negativos del medicamento comercial ya que éste distribuye lípidos a diferentes tejidos que no deberían tenerlos.

Este efecto secundario está en función de las dosis que el médico recomienda. Lo que los investigadores de la BUAP lograron al unir este medicamento y la molécula de Decanavadato fue reducir 48 mil veces el uso de la cantidad de Metformina y su número de dosificaciones en animales.

Samuel Treviño Mora, académico de la Facultad de Ciencias Químicas y uno de los científicos que estudian los mimetizadores de vanadio, señaló que su grupo de investigación está posicionado como uno de los mejores del mundo dentro de este ámbito.

Fuente: BUAP

Pin It