Programa de pequeños pagos ayudan a los adolescentes a manejar la diabetes tipo I

Pin It

Al final de los tres meses que duró un estudio piloto, los adolescentes con diabetes tipo I que habían recibido 10 centavos por cada control de la glucosa en sangre aumentaron su frecuencia y pudieron reducir su glicemia.

Y sus valores de A1C, un indicador de control del azúcar en sangre en el largo plazo, se mantuvieron bajos durante un año después del tratamiento, según publican los autores en Diabetes Care.

La autora principal, Nancy Petry, dijo que el 70 por ciento de los adolescentes de Estados Unidos con diabetes tipo I no alcanza los niveles de glucosa en sangre recomendados.

Controlar la glucosa en sangre con más frecuencia es útil porque ayuda a los diabéticos a equilibrar las dosis de insulina con la alimentación y el ejercicio.

La adolescencia es la etapa en la que las personas diabéticas se hacen cargo de la enfermedad, a menudo con consecuencias negativas, según comentó Petry, profesora de medicina de la Facultad de Medicina de University of Connecticut, Farmington.

"En la adolescencia, los controles de la glucosa disminuyen y los valores de A1C comienzan a aumentar en la gran mayoría de los casos", agregó vía e-mail.

El estudio, según contó la autora, surgió de la experiencia personal de tener una hija con diabetes tipo I. "Pensé: tengo unos cinco o siete años más para diseñar cómo mejorar el manejo de su enfermedad en la adolescencia, antes de que ella asuma la responsabilidad".

En Yale University, New Haven, Connecticut, su equipo convocó a 10 adolescentes, de entre 12 y 19 años, con problemas para manejar la enfermedad. Durante 12 semanas, cada uno obtuvo 10 centavos cada vez que se controlaba la glucosa en sangre, hasta seis veces por día.

Los participantes recibieron bonos extra en efectivo de 25 o 50 centavos diarios si se controlaban cuatro veces o más por día y lo hacían durante más de una semana.

Antes de ingresar al estudio, los adolescentes se controlaban menos de dos veces por día. Durante el estudio, eso aumentó a unas cinco veces por día.

Nueve de cada 10 participantes se controlaron la glucosa en sangre cuatro o más veces por día durante todo el estudio.

Los adolescentes obtuvieron unos 122 dólares, en promedio, durante los tres meses que duró el estudio. Dos tercios de ese monto provenían de los bonos extra en efectivo por sostener el patrón de control aprendido.

Los valores de A1C cayeron de 9.3 a 8.4 durante el experimento, cuando la meta es de 7.0 o menos. En los ocho adolescentes evaluados al año del estudio, el valor promedio de A1C era 8.4, lo que sugiere que los beneficios para la salud se mantuvieron en el largo plazo.

Casi todos los adolescentes y sus padres estaban muy satisfechos con el programa, quizás, según dijo Petry, porque logró eliminar un motivo de discusión familiar.

Bethany Raiff, profesora asistente de psicología de Rowan University, Glassboro, Nueva Jersey, consideró que mientras que el programa es muy promisorio, los padres que deseen implementarlo en casa deberían hacerlo con cuidado y ser coherentes con los incentivos.

"Se pueden utilizar otros incentivos (por ejemplo, tener permiso para volver un poco más tarde de una salida, pasar tiempo extra con la computadora, etcétera)", dijo por e-mail.

Fuente: Madeline y Kennedy / Reuters Health

Pin It