El propóleo ayuda a mejorar el nivel del colesterol en la sangre

Pin It

El propóleo –la sustancia cérea con que las abejas bañan las colmenas– ayudaría a mejorar el nivel del colesterol en el cuerpo humano y los indicadores de estrés oxidativo, según una investigación de la Universidad de Talca (Chile).

Los científicos han estudiado las propiedades del propóleo de la industria apícola, de plantas medicinales y residuos de la industria de alimentos (como el aceite de oliva) entre otros. El propósito de este grupo de investigadores es comprobar si estas sustancias mejoran el estrés oxidativo, si incrementan el HDL –conocido como colesterol bueno– y si favorecen la menor oxidación de LDL, la molécula que transporta al colesterol malo en la sangre. Todos éstos son factores de riesgo para contraer enfermedades cardiovasculares.

“Queremos comprobar el efecto de compuestos bioactivos sobre la disminución del estrés oxidativo, que es producto de muchos factores internos y externos que causan daño al organismo, como lo es entre otros el tabaco, la contaminación en general, una vida poco saludable, y el consumo excesivo de grasas y azúcar. Todo esto hace que aumente el nivel de estrés oxidativo, que nosotros buscamos disminuir”, señaló la profesora Elba Leiva.

Resultados positivos hasta el momento

Los resultados obtenidos hasta ahora han sido positivos, tanto «in vitro» como en pacientes voluntarios. La profesora Leiva explicó que hasta ahora se ha realizado con éxito el 100 por ciento de las actividades programadas. El estudio se efectuó con personas que probaron de manera continua esta sustancia cérea a través de vía oral a lo largo de 90 días.

“Los resultados obtenidos en un estudio clínico humano doble ciego de casos y controles son muy alentadores en relación a mejorar el nivel de colesterol de HDL (colesterol bueno) y los indicadores de estrés oxidativo, los que podrían beneficiar a las personas para tener un envejecimiento más saludable”, indicó Leiva.

La investigación se ha realizado con un propóleo comercial aportado por el Laboratorio Rotterdam y fue consumido por las personas durante tres meses, con una dosis definida según protocolo en la mañana y en la noche, con controles periódicos y supervisión de personal médico.

Las personas que utilizaron el producto no alteraron sus dietas ni formas de vida, logrando después de tres meses resultados positivos para su salud.

Fuente: Ainhoa Marcide / 1000tek.net

Pin It