Josu Feijoó, el primer diabético en llegar al espacio para probar un fármaco

El alavés Josu Feijoó, tras tocar con la yema de los dedos la cima del Everest, siendo el primer diabético en lograrlo, puso su límite aún más allá: en el espacio. De esta manera, en trece meses se convertirá en el primer astronauta vasco gracias a una expedición que servirá para probar un medicamento que ha logrado, en animales, erradicar la diabetes tipo 1 que él padece.

El proyecto permitirá hacer pruebas incluidas en una investigación liderada por la Universidad de Ginebra, que busca una cura a la diabetes infantil. "Lo más bonito de todo esto es que, cuando empecé hace diez años, la intención era la de testar nuevas insulinas, pero la medicina ha avanzado y ahora, junto al doctor Pedro Luis Herrera, vamos a probar un medicamento que, en animales, ha logrado erradicar la diabetes tipo 1, la que yo tengo", ha afirmado Feijoó en relación con su participación en el proyecto.

El proyecto consiste en obtener una muestra que demuestre que el medicameno funciona. "Llevo tiempo preparándome y en este poco más de un año voy a pasar muchas veces por la centrifugadora, por el hidrolab, por vuelos en cazas de combate a velocidades supersónicas para realizar giros orbitales y sesiones con psicólogos para trabajar la concentración y el ser fríos y calculadores", ha explicado Feijoó.

Todo ello, además de trabajar el físico y someterse a estrictos programas de entrenamiento. "Me levantan a las cinco de la mañana, me hacen un control de glucosa y Vasily Popov, el director, me dice el plan del día. Es algo que puede variar y lo hacen para ver si te alteras, es una prueba para ver cómo actúas ante imprevistos", ha explicado el astronauta vasco.

Como anécdota, este profesional del espacio diabético ha destacado "lo reducida que es una nave espacial, tanto que un astronauta no puede medir más de 1,70 metros. Además, en la Agencia Espacial Rusa se trabajan mucho las rutinas y la repetición de protocolos".

Fuente: InfoDiabético