El entrenamiento físico sostenido mejora el control glucémico de las personas diabéticas

Pin It

El ejercicio sostenido ayuda a los pacientes con diabetes tipo II (DT2) aun cuando no mejore la capacidad cardiorrespiratoria, según un nuevo estudio.

"Los beneficios del ejercicio no deberían juzgarse sólo por la mejoría de la aptitud física. Los programas de ejercicio deberían estar orientados al avance de los parámetros metabólicos como el control glucémico, la circunferencia de cintura y el porcentaje de grasa corporal de las personas con diabetes tipo II", dijo en un correo electrónico el doctor Ambarish Pandey, cardiólogo del Centro Médico de Universidad de Texas Southwestern en Dallas.

Su equipo analizó información de 202 participantes del ensayo clínico HART-D, donde, al azar, habían participado de un grupo control o de uno de tres grupos que habían realizado ejercicio supervisado (aeróbico, de resistencia o su combinación) durante nueve meses.

En esos tres grupos (n=161), el volumen máximo de consume de oxígeno (VO2max), un indicador de aptitud física, variaba considerablemente. Sólo el 36.6 por ciento de los participantes tenía una respuesta clínica significativa con un valor de VO2max de por lo menos el cinco por ciento y un 43 por ciento de ellos no había logrado una mejoría en la aptitud física.

Pero cuando el equipo organizó a los participantes entrenados en dos grupos, respondedores (cinco por ciento o más de aumento del VO2max) y no respondedores (menos del cinco por ciento de aumento), observó que en ambos subgrupos había disminuido significativamente el nivel de HbA1c (0.26 por ciento para ambos), la circunferencia de cintura (-2.6 cm) y el porcentaje de grasa corporal (-1.07 por ciento) durante el estudio.

La reducción de las dosis del tratamiento para controlar la glucosa o de por lo menos un cinco por ciento el valor de HbA1c (resultado combinado) no mostró cambios estadísticamente significativos, según el equipo en in Diabetes Care.

En el grupo control no varió significativamente ningún parámetro.

"El ejercicio está asociado con una mejoría significativa del control glucémico y el nivel de adiposidad en las personas con DT2, independientemente de algún cambio de la capacidad cardiorrespiratoria", finaliza el equipo.

"Se necesitan estudios sobre el entrenamiento físico con una evaluación detallada de la capacidad cardiovascular, la estructura musculesquelética y la funcionalidad antes y después del entrenamiento para comprender mejor por qué no mejora la aptitud física", dijo Pandey.

"No sorprende hallar beneficios metabólicos del ejercicio en participantes sin una evolución cardiorrespiratoria. La adaptación fisiológica al entrenamiento es un proceso complejo y heterogéneo que alcanza a múltiples sistemas orgánicos. La ausencia de respuesta cardiorrespiratoria es una falla de apenas una sola adaptación al entrenamiento. Podría ser que la adaptación en esos casos ocurra por otras vías fisiológicas, lo que influiría positivamente en resultados cardiometabólicos, como el control glucémico y la adiposidad", agregó.

Fuente: Larry Hand / Reuters Health

Pin It