Tamarindo: la fruta ideal para prevenir hígado graso

Pin It

Datos de la Biblioteca Digital de la Medicina Tradicional Mexicana de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), describen al tamarindo (Tamarindus indica L.) como un fruto que ha sido utilizado tradicionalmente para aliviar distintas enfermedades de forma natural, por ejemplo, para reducir la temperatura corporal o fiebre.

Otros usos que se le dan al tamarindo es como un remedio natural para el vómito, la diarrea, las quemaduras, entre otros.

Tamarindo, una alternativa ideal para prevenir el hígado graso

Al respecto, un estudio realizado por la Universidad Médica de Hainan ha mostrado los beneficios del tamarindo para la salud atribuidos a su aporte nutritivo; entre ellos, el control del peso corporal y la prevención del hígado graso.

¿Qué es el hígado graso? De acuerdo con Mayo Clinic, el hígado graso no alcohólico nombra a distintos padecimientos hepáticos que afectan a las personas que beben poco o nada de alcohol y se desarrolla por la acumulación de grasa en las células del hígado.

Se trata de un padecimiento que ocurre con frecuencia en personas de entre 40 y 59 años.

Causas y síntomas del hígado graso. Los síntomas principales son agrandamiento del hígado, fatiga y dolor en la zona superior derecha del abdomen. Los causas principales del hígado graso, son:

  • Sobrepeso u obesidad
  • Resistencia a la insulina
  • Niveles altos de azúcar en sangre.

Al respecto, la Fundación Española de la Nutrición (FEN), indica que el fruto también tiene propiedades laxantes y que, por cada 100 gramos aporta 239 calorías, 2.3 gramos de proteína, 0.6 gramos de grasa y 56.7 gramos de carbohidratos.

Muy nutritivo. Otros nutrientes que aporta son el hierro, el calcio, potasio, magnesio, zinc, fósforo, sodio y vitaminas B, C y E.

La receta. La recomendación es consumirlo en agua y sin azúcar: después de pelar los frutos se ponen a hervir y se deja enfriar.

Agua de tamarindo. Luego de enfriar, se vierte la pulpa con el líquido en un colador dentro de un vaso o jarra para agregar más agua potable, mezclar y listo; puedes tomarla durante todo el día y como máximo medio litro.

También puedes consumir los frutos luego de enfriarlos.

Finalmente, recuerda que es sólo una opción que puedes incorporar dentro de tu plan de alimentación equilibrado, acompañado de la práctica regular de ejercicio físico.

Fuente: Su Médico

Pin It