¿Qué es un shock cardiogénico?

Pin It

El shock cardiogénico es un estado en el que el corazón sufre un daño severo, siendo incapaz de bombear suficiente sangre para satisfacer las necesidades del cuerpo. Clínicamente se distingue como las manifestaciones de la reducción del flujo sanguíneo hacia el cerebro, los riñones y la piel. La afección se puede desencadenar por un ataque cardiaco grave y, de hecho, se cataloga como una de las principales causas de muerte. No obstante, no todas las personas que sufren ataques llegan a tenerlo.

Efectos
Cuando se produce un shock cardiogénico, disminuye significativamente la presión arterial y, debido a esto, el riego de las arterias coronarias es deficiente. El corazón se debilita conforme se reduce el flujo sanguíneo y, posteriormente, sufre daños severos. Cuando el shock está causado por un infarto agudo de miocardio el problema se complica aún más debido a la existencia previa de trombos coronarios. Antes de originarse una lesión cardiaca importante, la presión arterial tiende a disminuir a menos de 45 mm de Hg. si el corazón se encuentra en condiciones normales.

Sin embargo, si el vaso sanguíneo coronario ya está bloqueado, se puede producir trastorno cuando la presión baje de 80-90 mm de Hg. Por este motivo, los médicos deben tomar medidas para evitar cualquier periodo de hipotensión en los pacientes de riesgo.

Síntomas
-Pérdida de la lucidez mental y capacidad para concentrarse.

-Latidos cardiacos rápidos y repentinos (taquicardia).

-Sensación de dolor o presión en el tórax.

-Grave dificultad para respirar.

-Disminución de la micción.

-Respiración acelerada.

-Agitación y confusión.

-Pulso débil (filiforme).

-Sudoración profusa.

-Manos o pies fríos.

-Piel pálida.

-Mareos.

Síntomas de un ataque al corazón
Conocer los síntomas de un ataque cardiaco es fundamental para prevenir o atender a tiempo un shock cardiogénico, puesto que este tiende a producirse en conjunto con el ataque. Los signos incluyen:

-Dolor que se extiende al hombro, a uno o ambos brazos, a la espalda, e incluso a los dientes y encías.

-Una sensación de presión o dolor en el centro del pecho que dura más de unos pocos minutos.

-Episodios recurrentes de dolor de pecho.

-Aturdimiento o mareo repentino.

-Náuseas y vómitos.

-Falta de aliento.

-Transpiración.

Causas
La falta de oxígeno en el corazón, por lo general debido a un ataque cardiaco, daña la cámara de bombeo principal  (ventrículo izquierdo) y, al debilitarse el músculo cardiaco, el paciente entra en un shock cardiogénico. En casos reducidos, el shock se produce luego de sufrir un daño en el ventrículo derecho del corazón, que envía sangre a los pulmones. Otras causas relacionadas con shock cardiogénico incluyen:

-Inflamación del músculo cardiaco (miocarditis).

-Infección de las válvulas cardíacas (endocarditis).

-Ritmo cardiaco muy lento (bradicardia) o problemas con el sistema eléctrico del corazón (bloqueo cardiaco).

-Sobredosis de drogas o intoxicación con sustancias que pueden afectar la capacidad de bombeo de su corazón.

-Ritmos cardiacos peligrosos, tales como taquicardia ventricular, fibrilación ventricular o taquicardia supraventricular.

Factores de riesgo
Existen algunos factores que se relacionan con el aumento de riesgo de desarrollar un shock cardiogénico. Estos incluyen:

-Ser adulto mayor.

-Tener la enfermedad de las arterias coronarias.

-Tener diabetes, hipercolesterolemia y presión arterial alta.

-Tener antecedentes de insuficiencia cardíaca o ataques al corazón.

Diagnóstico
Por lo general, el diagnóstico de shock cardiogénico se realiza en un entorno de emergencias hospitalarias. Los médicos tendrán en cuenta los signos y síntomas de shock y, posteriormente, realizarán pruebas para confirmar el diagnóstico. Los examenes incluyen:

-Medición de la presión arterial.

-Electrocardiograma (ECG).

-Gammagrafía del corazón.

-Angiografía coronaria.

-Cateterismo cardíaco.

-Radiografía de tórax.

-Ecocardiografía.

Con el fin de averiguar por qué el corazón no está funcionando bien, también se pueden tener en cuenta las siguientes pruebas:
-Gasometría arterial.

-Conteo sanguíneo completo (CSC).

-Hormona estimulante de la tiroides (HET).

-Química sanguínea (Chem7, Chem20, electrólitos).

-Enzimas cardiacas (troponina, creatina-cinasa MB).

Tratamiento del shock cardiogénico
Los pacientes con shock cardiogénico se remiten a la unidad de cuidados intensivos del hospital o centro de salud. El objetivo del tratamiento es mitigar el shock para mejorar el pronóstico a corto y largo plazo. Los médicos pueden emplear fármacos para aumentar la presión arterial y optimizar la actividad del corazón. Algunos de estos pueden ser: dobutamina, dopamina, epinefrina, levosimendan, milrinone y norepinefrina.

Si la arritmia cardiaca es grave, el paciente se somete a un tratamiento de emergencia para restablecer su ritmo cardíaco a niveles estables. Esto puede incluir: terapia de “electroshock” (desfibrilación o cardioversión), implante de un marcapasos temporal y medicamentos vía intravenosa. A menudo, también se administran analgésicos, oxígeno y líquidos, sangre y hemoderivados por vía intravenosa (IV).

Procedimientos médicos
Los procedimientos médicos para tratar el shock cardiogénico están dirigidos al restablecimiento de flujo sanguíneo a través de las arterias coronarias hacia el corazón. Estos incluyen:
-Cateterismo cardiaco con angioplastia coronaria y endoprótesis vasculares (stents).

-Balón de contrapulsación intraaórtico (BCPIA).

-Monitoreo cardíaco para guiar el tratamiento.

-Marcapasos.

-Cirugía

La cirugía se sugiere cuando el paciente no responde a los efectos de los medicamentos y los procedimientos médicos para tratar el shock cardiogénico. Las intervenciones incluyen:
-Cirugía para reparar una lesión en su corazón.

-Cirugía de bypass de la arteria coronaria.

-Dispositivo de asistencia ventricular.

-Trasplante de corazón.

Pronóstico
Por desgracia, el shock cardiogénico sigue teniendo una tasa de mortalidad que oscila entre el 50% y 75%. Si la intervención es oportuna, la expectativa de vida aumenta.

Referencias:
-Felker GM, Teerlink JR. Diagnosis and management of acute heart failure. Mann DL, Zipes DP, Libby P, Bonow RO, Braunwald E, eds. Braunwald’s Heart Disease: A Textbook of Cardiovascular Medicine. 10th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2015:chap 24.

-Hollenberg S. Cardiogenic shock. Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman’s Cecil Medicine. 25th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 107.

-Ryan Jt Anderson J,Antman et al ACC/AHA. Guidelines for management of patients with acute myocardial infarction: A report of the American College of Cardiology / American Heart Association task force on practice guidelines. J.Am Coll Cardiol 1996; 28: 1328 – 1428.

-Klein Ll. Cardiogenic Shock. Parrillo, Current Therapy in Critical Care Medicine. 3th ed. 1997: 72 – 78.

Pin It