Los diabéticos corren mayor riesgo de sufrir complicaciones de virus como el sarampión, ¿sabes cómo protegerte?

Pin It

En EEUU, el sarampión se previene mediante la aplicación de una vacuna llamada MMR (sarampión, paperas y rubeola, por sus siglas en inglés). Generalmente, no está contraindicada para personas con diabetes.

Que quede claro: todas las personas deben vacunarse, independientemente de si tienen diabetes o no. De no hacerlo, pones en riesgo no sólo tu salud, sino la de todos aquellos a tu alrededor. Pero digamos que, si sufres de problemas con los niveles del azúcar en sangre, hay otro pretexto para que lo hagas: eres más vulnerable a desarrollar complicaciones ante virus como la gripe, la hepatitis o el sarampión.

Aunque la temporada de la influenza ya está llegando a su fin, una epidemia del sarampión tiene a las autoridades sanitarias en alerta: se ha registrado el mayor número de casos en los últimos 25 años –704 por ahora– en 22 estados del país. Y se trata de una de las infecciones más contagiosas de la que se tenga registro. Basta un simple estornudo, para que el virus quede suspendido en el aire por horas.

El periodo de incubación es de 10 a 12 días. Las probabilidades de contagiarte si no has sido vacunado y entras en contacto con alguien enfermo rondan el 90%.

Casos de sarampión siguen subiendo: 22 estados afectados y cifra récord desde 1994

¿Por qué a las personas con diabetes podría costarles más recuperarse de enfermedades como el sarampión? Porque los niveles altos de azúcar en la sangre debilitan el sistema inmune y hacen que le sea más difícil luchar contra las infecciones, explican los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades en su página web donde aclaran que “las personas con diabetes están en mayor riesgo de sufrir de neumonía, bacteremia o meningitis”.

Una de las complicaciones más frecuentes del sarampión es la neumonía, de ahí el que organizaciones como la Asociación Estadounidense de Educadores de Diabetes estén haciendo un llamando a que quienes no han recibido la inmunización del MMR lo hagan.

Hasta 40% de los pacientes con sarampión desarrollan complicaciones del virus, que se caracteriza por síntomas como pérdida de apetito, congestión nasal, ojos acuosos y luego el emblemático sarpullido que se esparce por todo el cuerpo, comenzando por el rostro y el cuello. Dura entre 3 y 5 días y luego desaparece. Si no hay complicaciones, después de eso el paciente comienza a mejorar. En total se recupera en unas 2 o 3 semanas.

Vacuna muy efectiva

En EEUU, el sarampión se previene mediante la aplicación de una vacuna llamada MMR (sarampión, paperas y rubeola, por sus siglas en inglés). Los CDC recomiendan que todos los niños reciban dos dosis: una entre los 12 y 15 meses de vida, y otra entre los 4 y 6 años de edad. Ante el reciente brote, las autoridades de salud instan a que todos los adultos que están en alto riesgo de contraer sarampión (trabajadores del sector de salud, personas que vivan en comunidades con brotes activos y viajeros internacionales) se vacunen si no cuentan con evidencia de inmunidad.

La mayoría de las personas que se vacunan contra el sarampión nunca se contagiarán, incluso si son expuestas al virus ya que la vacuna es hasta 97% efectiva si se aplican las dos dosis recomendadas.

Las autoridades médicas aseguran que es muy segura y el único efecto secundario que puede producir (en uno de cada seis pacientes) es una fiebre baja o un pequeño sarpullido (en una de cada 20 personas). Voceros del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades aclaran a Univision Noticias que no hay contraindicaciones de esta vacuna para las personas con diabetes.

Los adultos que no se han vacunado o nunca tuvieron sarampión deben pedirle a su médico la administración de la MMR en dos dosis separadas por 28 días. A continuación, respondemos a algunas de las dudas más frecuentes acerca de esta inmunización.

¿Cómo saber si fui vacunado?

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades indican que para que una persona se considere protegida contra el sarampión, debe cumplir con alguno de estos tres criterios.

• Tener documentación escrita o certificados de vacunación que confirmen que se haya recibido las dos dosis de la vacuna MMR. Si naciste entre 1957 y 1989 es posible que necesites un refuerzo ya que entre esos años el sólo se recibía una única dosis y no dos, como se recomienda en la actualidad.

• Confirmación de laboratorio de que se haya tenido sarampión en el pasado o de que se haya recibido la vacuna. Hay pruebas de sangre que permiten averiguarlo.

• Haber nacido en EEUU antes de 1957. Quienes nacieron antes de 1957 son inmunes al sarampión ya que probablemente lo padecieron durante el apogeo de la epidemia.

¿Qué hago si no me vacuné o no estoy seguro de si lo hice?

Si no estás seguro de si te vacunaste o no, puedes hacerte una prueba de sangre que determine tu inmunidad o simplemente ponerte un refuerzo. Lo más probable es que la segunda opción sea más rápida y económica.

¿No es peligroso vacunarme dos veces contra el sarampión o ponerme un refuerzo si ya recibí la vacuna?

No. Las autoridades médicas aseguran que no hay daño en ponerse una dosis adicional de la MMR.

¿Qué debo hacer si sufro de diabetes y entro en contacto con alguien que tiene sarampión?

Llama a tu médico y avísale que has sido expuesto. Él podrá ayudarte a determinar si tienes inmunidad ante el virus. En caso negativo, la vacuna del MMR o una medicina llamada inmunoglobulina puede ayudar a reducir las probabilidades de que desarrolles el sarampión.

Hasta no saber si eres o no inmune, no salgas de casa y limita el contacto con los demás hasta tener más indicaciones de tu médico.

Ser adulto no es excusa para dejar de estar al día con tus vacunas

Fuente: Univisión

Pin It