Vivo con diabetes, ¿cuándo debo acudir a urgencias?

Pin It

Si tienes diabetes ya sabes que puedes controlar la enfermedad tú mismo, sin demasiados inconvenientes. Sin embargo, es importante que tengas en cuenta qué circunstancias excepcionales precisan atención médica inmediata y por lo tanto, has de acudir a urgencias cuanto antes:

-Si tu temperatura corporal se mantiene alta (38 grados o más) a pesar de haber seguido un tratamiento durante un mínimo de dos días.
-Si no toleras alimentos sólidos ni líquidos.
-Si tienes vómitos o descomposición durante más de 6 horas. Existe riesgo de deshidratación.
-Si continuas con niveles altos de glucosa (>250mgr/dL) a pesar de haber hechos los ajustes adecuados o te encuentras por debajo de 70mgr/dL.
-Si tienes síntomas severos como dolor de pecho, dolor de estómago, dificultad para respirar o una somnolencia importante que no es habitual en ti.
-Si tienes problemas para mover con normalidad brazos o piernas.
-Si notas dificultades en la visión, en el habla o en el equilibrio.

Las complicaciones metabólicas más comunes en las salas de urgencias, que se manifiestan con los síntomas anteriormente mencionados, son:
-Cetoacidosis: Cuando hay hiperglucemia y cetosis. La mayoría de pacientes que la padecen tiene diabetes mellitus tipo 1. Sin embargo, los que tienen diabetes mellitus tipo 2 (DM2) también pueden presentarla, sobre todo si están sometidos a mucho estrés o tienen obesidad.

-Estado hiperglicémico hiperosmolar (EHH): Se trata de una condición clínica caracterizada por un aumento significativo de los niveles de glucosa, hiperosmolaridad, deshidratación y escasos o nulos niveles de cetosis. Ocurre principalmente en pacientes con DM tipo 2, y en muchos casos constituye la primera manifestación de la enfermedad. Entre las causas desencadenantes más frecuentes del EHH se encuentran las infecciones (sobre todo neumonía, del tracto urinario y sepsis).

-Hipoglucemia: Se trata de un descenso del nivel de azúcar en sangre. Suele darse en pacientes cuyo tratamiento es insulínico. Las causas principales de su aparición pueden ser las equivocaciones en la administración de las dosis de insulina o fármacos, haber hecho más deporte del habitual o haber consumido alcohol.

Fuente: Bayer Diabetes Care / David Pérez, enfermero del Hospital Mutua de Terrassa y del Hospital General de Catalunya

 

 

Pin It