Nueva técnica que regenera el corazón con grasa del propio paciente

Pin It

El tratamiento con tejido adiposo que se aplica a la cicatriz que surge a partir de un infarto de miocardio es más seguro porque no requiere manipulación de células en el laboratorio

Cuando se produce un infarto de miocardio, la sangre deja de circular y de nutrir correctamente las células del músculo cardíaco, lo que ocasiona que esa parte del tejido del corazón quede muerta. En esa región se forma una cicatriz que puede generar insuficiencia cardíaca que disminuya la calidad de vida, e incluso provocar una muerte repentina. Para regenerar ese tejido cardíaco muerto, por primera vez se ha aplicado una técnica para reducir las cicatrices cardíacas derivadas del infarto a través de tejido adiposo rico en células madre del propio corazón.

 

El ensayo en humanos realizado en el iCor y el Servicio de Cirugía Cardíaca del Hospital Germans Trias, por un equipo liderado por el doctor Antoni Bayés-Genís, tiene la ventaja de que se puede realizar en cualquier quirófano sin requerir la manipulación de células en el laboratorio. Para realizar el “procedimiento de transposición de un injerto adiposo” (AGTP, por sus siglas en inglés) se hizo una disección de una parte del tejido graso cardíaco del propio paciente, manteniendo sus vasos sanguíneos para recubrir y nutrir el área de la cicatriz cardíaca.

Publicado en la revista científica EbioMedicine, el estudio concluye que las pruebas han sido satisfactorias y se espera aumentar la población del ensayo para comprobar la eficacia de la AGTP.

Fuente: Hoy.es

Pin It