Obesidad y Diabetes, epidemia del siglo XXI

Pin It

Invertir en salud o pagar las complicaciones de la diabetes de casi 14 millones de mexicanos con esta enfermedad es la gran paradoja para el sistema nacional de salud: desde que la Secretaría de Salud emitió en 2016 la alerta epidemiológica hasta la actualidad diariamente pierden la vida más de 106 mil personas por esta condición, según datos del INEGI. De ahí que pasa de ser una emergencia sanitaria a una financiera.

En el Novo Nordisk Leaders Summit 2019, que reunió a más de 600 líderes, investigadores y médicos especialistas en diabetes y obesidad nacionales y extranjeros, el director general de Novo Nordisk en México, Yiannis Mallis, explicó que “si no se implementan medidas de contención de la epidemia, cuya atención cuesta al gobierno federal 150 mil millones de pesos anuales, para 2030 habrá que triplicar el presupuesto en salud para atender a todos los pacientes y sus complicaciones”.


Y es que con solo disminuir 1% los niveles de hemoglobina glucosilada (azúcar en la sangre) en pacientes con diabetes mellitus se lograría el ahorro de 200 mil millones de pesos, detalló. También dijo que se estima que por cada 100 pesos gastados en la atención de diabetes, 93 pesos se destinan a la atención de las complicaciones como insuficiencia renal, diálisis, neuropatía y retinopatía diabética, amputaciones e infartos, entre otras, y solo siete pesos a gastos de tratamiento y consultas con el especialista.


El representante resaltó que 84% de las personas que viven con diabetes está en edad productiva, por lo que el padecimiento impacta en forma negativa la productividad de México debido al ausentismo, la discapacidad y la muerte prematura.


Obesidad incontrolable


Cristian Morales Fuhrimann, representante de la Organización Mundial de la Salud y la Organización Panamericana de la Salud (OMS/OPS), expuso que la obesidad es una enfermedad sistémica, crónica y multicausal, no exclusiva de países desarrollados sino que involucra a todos los grupos de edad, distintas etnias y grupos sociales. Esta enfermedad alcanza proporciones epidémicas a escala mundial, por lo que la OMS la denomina ya “la epidemia del siglo XXI”, expresó.


La obesidad tiene un origen multifactorial que involucra susceptibilidad genética, estilos de vida y características del entorno, con influencia de diversos determinantes como globalización, cultura, condición económica, educación, urbanización, así como los entornos social y familiar.


“Los costos asociados a la obesidad en el lapso de 2000 a 2017 se han multiplicado por tres, casi ocho mil millones de dólares, mucho más que el huachicol o robo de combustible, que se estima en cuatro mil millones de dólares”, comentó el representante del organismo internacional.


Añadió que México no logrará fomentar el crecimiento económico sostenible ni el desarrollo humano si no se atienden los factores de riesgo que favorecen la presencia de la obesidad.


Y advirtió que la obesidad influye en forma directa en 58% de los casos de diabetes mellitus en México, así como en 21% de las cardiopáticas y entre 8 y 24% de algunos tipos de cáncer en mujeres y hombres. “El mexicano consume 163 litros de refresco al año, contra los 45 litros que beben los estadunidenses, según datos de la OCDE”, recalcó.


Insistió en que se debe modificar el etiquetado frontal de los alimentos y bebidas ultraprocesados para que los consumidores estén informados; se tienen que endurecer las medidas fiscales y elevar 10% los impuestos a los alimentos pobres en nutrientes o “alimentos chatarra”, porque “si no se hace algo México no podrá cumplir la agenda 2030”, expuso Morales Fuhrimann.


Avalancha de casos


El coordinador de los programas de la World Diabetes Foundation (WDF), Bent Lautrup-Nielsen, mencionó que la organización trabaja activamente por compartir con México programas y mejores prácticas, así como en estrechar la relación para combatir la diabetes en el país, sobre todo entre la población más vulnerable.


La WDF, con sede en Dinamarca, se creó con la intención de apoyar proyectos de tratamiento contra la diabetes. Se enfoca en apoyar planes de capacitación y concientización sobre este problema en países en desarrollo. Ha invertido más de 100 millones de dólares en un total de 300 proyectos en más de 100 naciones en el mundo.


“Al ver la magnitud del problema de la diabetes y la obesidad en México, por la que el gobierno declaró en 2016 una emergencia sanitaria jamás vista en el mundo, nos sentimos obligados a ofrecer a México, como país prioritario, inversiones”, sostuvo tras participar en el Novo Nordisk Leaders Summit 2019.


Detalló que la fundación apoya algunos proyectos en el país, en los que ha invertido 4.2 millones de dólares entre 2008 y 2018. “Hay programas ya en vigor, que esperamos que sean del conocimiento del nuevo gobierno y con base en esto ofreceríamos la continuación, la expansión, según las preferencias y la prioridad de la nueva administración”, indicó.


Agregó que para combatir la diabetes y otras enfermedades no transmisibles es necesario invertir mucho más en la atención primaria, en la salud comunitaria y en salud escolar.“Y ahí estamos dispuestos en la fundación a ofrecer apoyo para avanzar en todo esto”.

Cinco factores vitales

Para vivir sin complicaciones se requiere que los pacientes con diabetes participen en forma conjunta con el Sistema Nacional de Salud y la sociedad civil organizada en cinco áreas esenciales: 


Diagnóstico oportuno.


Tratamiento adecuado y suficiente.


Educación de los profesionales de la salud.


Educación del paciente.


Manejo integral de la enfermedad.

Fuente: vertigopolitico.com

Pin It