El calor puede alterar tus niveles de azúcar en sangre: aprende a controlar la diabetes en verano

Pin It

Las personas con diabetes tipo 1 y tipo 2 suelen ser más susceptibles a las altas temperaturas que pueden alterar los niveles de glucosa en sangre. De hecho, se acaloran con más facilidad.

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades explican que esto se debe a que ciertas complicaciones de la diabetes, como el daño a los vasos sanguíneos y nervios, pueden alterar el funcionamiento de las glándulas de sudor, lo que impide al cuerpo controlar bien el calor.

Las personas con diabetes se deshidratan más fácilmente, por lo que es muy importante tomar agua con frecuencia para evitar que los niveles de azúcar en sangre suban. Si la glucosa se eleva, se orina más y hay mayor riesgo de deshidratación.

Las altas temperaturas también cambian la manera en que el organismo usa la insulina. Por ello, es necesario monitorear los valores de glucosa con más frecuencia y hacer ajustes en las dosis de insulina o la alimentación.

Toma nota de algunas recomendaciones de los CDC para el manejo de la diabetes en esta estación.

Revisa el índice de calor diariamente: A veces hace más calor del que percibimos 

El Heat Index (en español, Índice de Calor) correlaciona temperatura y humedad. Si este alcanza los 80 grados farenheit en la sombra con un 40% de humedad, es preferible que permanezcas en un lugar techado. El valor sube hasta 15 grados farenheit más cuando se está bajo el sol, advierten los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades. 

Evita hacer ejercicio en horas de mucho calor: Opta por la madrugada, la noche o los sitios techados

Haz ejercicio, pero no directamente bajo el sol. La actividad física es fundamental en el manejo de la diabetes, pero durante el verano es preferible realizarla temprano en la mañana o al final de la tarde cuando ya ha bajado la temperatura. Otra alternativa es ir al gimnasio.

Cuidado con los cambios en la rutina: Mantén una dieta sana y revisa con frecuencia tus valores 

El verano puede alterar la rutina y con ello, tu plan de manejo de la diabetes. Asegúrate de seguir monitoreando tus valores de azúcar en sangre y cuidando tu alimentación.

Hídratate: Incluso cuando no tengas sed

Bebe mucha agua -incluso cuando no tengas sed- y evita tomar alcohol o bebidas con cafeína.

 No camines descalzo en la playa o piscina: Las ampoyas en los pies pueden complicarse si sufres de neuropatía diabética

No camines descalzo en la playa o la piscina, para evitar problemas en los pies, un área susceptible para los diabéticos que sufren de neuropatía diabética.

Usa protector solar: La insolación aumenta los niveles de azúcar en sangre

Todas las personas deben hacerlo para prevenir el cáncer de piel, pero los diabéticos tienen otro riesgo asociado: la insolación puede aumentar los niveles de azúcar en sangre.

Asegúrate de almacenar bien tus equipos médicos o medicinas: Revisa las instrucciones para protegerlos del calor

No almacenes la insulina, aparatos médicos, test strips o medicinas orales contra la diabetes directamente bajo el sol o en un auto. Esto puede alterar su efectividad.  Si viajas, llévalas en un cooler o cava, pero recuerda que, por lo general, la insulina no debe colocarse directamente sobre un ice pack o gel.

Usa ropa fresca: Evita los colores oscuros o prendas muy abrigadas

Usa ropa ligera y de colores claros para evitar sobrecalentarte. 

Fuente: Univisión 

Pin It